Saltar al contenido
Meditación

Cómo meditar en casa

como meditar en casa
5 (100%) 1 vote

Ya no es necesario, si así lo deseas, asistir a un centro especializado para meditar, puedes hacerlo fácilmente con la meditación guiada. Te estarás preguntando ¿como meditar en casa? ¿o es posible la meditación en casa? La respuesta es sí, desde la comodidad de tu casa lo puedes realizar fácilmente. Ya no tienes excusas de falta de tiempo ni de falta de presupuesto, sólo falta tu disposición para empezar en este increíble mundo de la meditación, entra y verás los cambios, luego no querrás salir de él.

La meditación es una herramienta milenaria que con su práctica te proporciona lograr el equilibrio mental y emocional aspecto tan necesario sobre todo en el ritmo de vida actual, donde son muchos los factores tanto internos y externos que generan emociones negativas, generando estrés, ansiedad y miedos que inciden en nuestra vida.

Es una práctica donde prevalece la concentración y la atención, conocer y controlar nuestra mente, hacerla descansar, enfocándose en el presente si tener temor a lo incierto o rememorando el pasado..

La meditación es un proceso que sólo con la práctica se puede lograr, no es nada simple conocer nuestra mente, detener el cúmulo de pensamientos que diariamente manejamos, sólo con tiempo y dedicación se puede alcanzar.

Todos esos beneficios es lo que ha generado que la meditación se haya vuelto una práctica indispensable para mejorar la calidad de vida, hasta los profesionales de la medicina la recomiendan para aliviar las dolencias. Comencemos con la siguiente guía de cómo meditar en casa.

Pasos para meditar en casa.

En este post te presentamos 5 pasos sencillos para que sepas como meditar en casa, sólo con tu disposición y tus ganas de cuidar tu mente así como cuidas tu cuerpo. No tienes que disponer de ninguna indumentaria o maquinaria especial, sólo unos arreglos sencillos, y listo la magia de la meditación te envolverá.

1. Busca en tu casa un lugar cómodo donde estés a gusto.

Ese espacio donde sientas una energía especial, que sea silencioso, ordenado, limpio, que por el tiempo que dure la sesión no seas interrumpida, con luz adecuada, no importa si es en un cuarto o el jardín lo importante es que te sientas cómodo y que se den la condiciones para hacerlo.

Luego que hayas seleccionado el espacio procede a prepararlo, ten a la mano lo que necesitas, por ejemplo el reproductor de audio o el dispositivo si es un video con la meditación guiada, que no haya cerca dispositivos encendido, ni siquiera el celular el silencio porque será un distractor de querer verlo si se ha encendido por mensaje o llamada.

2. Seleccionar el momento idóneo para meditar.

Prográmate, has un horario, lo más recomendable es que sea un horario no diríamos que fijo, pero lo recomendable es que sea en las mañanas ya que la mente está descansada.

3. Acoja la posición correcta.

Este paso es uno de los principales es el que te va a permitir que la meditación sea efectiva una mejor entrada y salida de aire. Puedes meditar sentado en una silla o sentada en el suelo en posición de loto. Lo importante es que la columna vertebral esta erguida, derecha. Eso sí una posición que puedas mantener por un tiempo, que no te incomode ni que te duela la rodilla o el coxis.

Es algo muy simple, si estás cómodo la mente se relaja si estás incomodo la mente se estará quejándose.

4. Conéctate  con tu interior.

Empieza la meditación cerrando los ojos, focaliza la atención en tu respiración en como entra y sale el aire de tu pecho, inhalando y exhalando por la nariz. Si eres principiante inicia con 5 minutos al día y ve poco a poco añadiendo minutos hasta que logres por completo realizarlo pero bien.

5. Controla tu pensamiento.

Es normal que en los primeras sesiones mientras estemos meditando salgan a flote pensamientos, sensaciones y emociones que nos apartan de estar atento a la respiración, esto debemos detenerlo, dejar pasar esos pensamiento y enfocarnos en lo que nos importa. Si seguimos el ritmo de inhalación y exhalación en calma, dejando que la respiración fluya podremos entras a un estado llamado meditativo que es lo que buscamos.

Así mismo, si estamos en una sesión y en vez de estar intentando dejar pasar esos pensamientos le damos cabida, el daño te lo haces tú porque no recibirás sus beneficios. Inténtalo, no es fácil pero sí se puede.

Tiempo de meditación en casa.

El tiempo depende de ti, lo recomendable es que inicies con sesiones de 5 a 10 minutos que posteriormente podrás aumentar hasta llegar a los 30 minutos al día. Si es una meditación guiada será más fácil ya que el audio indica cuándo termine. Si haces una meditación clásica te recomendamos que utilicen un cronómetro para contar el tiempo.

Al terminar la sesión abre los ojos poco a poco así como vuelves a la realidad, suavemente mueve tus extremidades haciendo que pasen del estado de relación absoluto al activo. No intentes incorporarte rápidamente ya que puedes marearte.

Ejercicios para meditar en casa.

Para mejorar el proceso de cómo meditar en casa te presentamos una serie de ejercicios que puedes realizar constantemente  como práctica, entre los que se pueden mencionar:

  1. Focalízate en tu respiración por 1 minuto: Toma un momento de tu día y con los ojos abiertos respira con el vientre, inhala por la nariz y exhala por la boca, escucha tu respiración, siéntela.
  2. Cuenta los números hasta el diez: Cierra los ojos y despacio cuenta hasta 10 mientras vas respirando poco a poco, inhalando y exhalando. Si te desconcentras inténtalo nuevamente.
  3. Tomar conciencia de los objetos: Agarra un objeto y obsérvalo detenidamente, detállalo. Este ejercicio te permite concentrarte un rato en el ahora liberando la mente de otros pensamientos.
  4. Escuchar música: La música es vida, escuchar música relaja, el simplemente hecho de eliminar todo pensamiento de tu cabeza y sólo pensar en lo que estás cantando, en sentir el sonido y si quieres bailarlo.

Aprovecha todos los beneficios que te brinda la meditación pudiendo hacerlo desde tu casa, créate un hábito y observarás resultados en el cuerpo y la mente manteniendo controlado tus pensamiento y sobre todo se agradecido con la vida por lo que te ha dado que siendo poco o mucho te mantiene aquí y ahora.